Probablemente hayas escuchado, tarareado e incluso bailado alguna de ellas. Pero, ¿te fijaste alguna vez en lo que dicen? ¿Podrían tener estas canciones algo que las una? ¡Pues sí! Aunque con estilos totalmente distintos, sus letras incluyen esa palabra que nos hace vibrar: ¡bicicleta!

Por ahí dicen que “menos es más”, para aludir al encanto de las cosas simples. Y ahí la bici tiene todas las de ganar, pues su diseño ergonómico y sencillo, así como el engranaje preciso de todas sus piezas, la convierten en la mejor alternativa para muchos a la hora de moverse en las vías. Sin embargo, muchas mentes creativas se han puesto en la tarea de explorar nuevas y divertidas posibilidades para este querido medio de transporte.

Si hay exponentes decisivos en las transformaciones culturales de los últimos años, los más influyentes podrían ser, fácilmente, la bici y las mujeres. Por un lado, el auge de los hábitos ambientales y sostenibles ha puesto los reflectores sobre este medio de transporte que tuvo su propia revolución en el siglo XIX y hoy parece protagonizarla de nuevo, gracias a los ya conocidos beneficios de su uso.

Con no pocos méritos, la bici es hoy protagonista de nuestros días. De lo que tal vez no te habías percatado es que esta acompañante de dos ruedas ha superado el umbral de la realidad para convertirse en todo un personaje de ficción.

Sabemos que no solo te encanta rodar en bici. Que eres, por naturaleza, una persona curiosa por todo lo que tiene que ver con tu fiel compañera de ruta. Entiendes que, más que un medio de transporte, ese par de ruedas encierran un sinnúmero de historias que siempre querrás conocer. Y en Colombia, particularmente, hay un buen kilometraje de relatos y personajes que han traído alegría al país a ritmo y fuerza de pedal.

Vamos contentos a comprar nuestra bicicleta después de ahorrar durante un buen tiempo para adquirirla. Previamente hemos recibido asesoría en temas de marcas, especificaciones, llantas y otros artículos que harán nuestros recorridos mucho más agradables. Sin embargo, a veces se nos pasa algo esencial: ¡las luces!

Cuando programamos una salida a rodar nos preocupamos por muchas cosas importantes, necesarias para tener una buena jornada en el recorrido. A la lista que hicimos al principio podríamos agregarle otros elementos, como medias de comprensión, potenciómetro, zapatillas especiales, etc.

Cuando salimos a rodar en bici nuestras piernas quedan maltratadas, exhaustas, porque son las extremidades del cuerpo que más exigimos y llevamos al límite. Es el precio que pagamos para lograr los beneficios que se derivan de esta actividad deportiva, como la quema de calorías, el mejoramiento de nuestra actividad cardiovascular, cerebrovascular, de la posición de la espalda, el fortalecimiento de las rodillas, etc.

Aunque el ciclismo ha sido un deporte predominantemente masculino, las mujeres cada vez más se destacan en él, particularmente en la ruta. En los últimos años, en Colombia ha habido un auge de ciclistas protagonistas de las grandes vueltas, como Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Sergio Luis Henao, Egan Bernal y otros; pero entre las mujeres sólo dos nombres han alcanzado gloria internacional y reconocimiento mediático: María Luisa Calle en la pista y Mariana Pajón en el BMX.

ir a arriba